Cuidados, Jardinería, Plantas

Cuidados de las suculentas – Consejos prácticos

¡Cómo nos encantan las suculentas!, para nadie es una sorpresa que estas preciosas plantas se hayan hecho tan populares por estos días, pues aparte de ser hermosas, generar oxígeno y ser una buena opción para decorar espacios pequeños, son plantas realmente agradecidas y los cuidados de las suculentas son tan sencillos, que cualquier persona puede tener una.

Si te encantan este tipo de plantas y tienes varias o estás pensando en adquirir alguna, aquí en Monteverde te dejamos estos consejos prácticos para que cuides tus suculentas y las conserves por mucho tiempo.

¿Qué hay que saber?

Primero que todo es importante identificar el tipo de suculenta que tienes o vas a adquirir. Aunque las plantas suculentas tienen cuidados similares, no todas necesitan la misma cantidad de agua, sol y abono.

También es importante conocer el clima del lugar que habitas, para conocer las temperaturas a las que estarán expuestas tus suculentas y así ser más precisos con sus cuidados.

No te preocupes si al comienzo alguna no sobrevive, si bien las suculentas son las plantas perfectas para aquellos que no tienen mucho conocimiento en jardinería o apenas están empezando, es normal que haya errores. Pero la práctica hace al maestro.

Cuidados de las suculentas

Riego

Esta es una de las cosas fundamentales en los cuidados de las suculentas, pues aunque este tipo de plantas pueden absorber grandes cantidades de humedad y retenerla hasta en sus tallos y raíces, no quiere decir que deban permanecer secas o, por el contrario, ahogarlas en agua.

Si las suculentas se encuentran en una zona donde hay mucho frío, pueden ser regadas cada quince días, lo suficiente para que toda la tierra que las contiene sea cubierta. Si se encuentran en una zona bastante calurosa, es posible regarlas una vez por semana.

Drenaje

Esto es importante para todo tipo de plantas. Por más bonito que se vea el recipiente o plato debajo de la matera de nuestras suculentas, es algo que solo debe ser usado como decoración, pues es importante que las suculentas tengan un buen sistema de drenaje, para que eliminen el exceso del agua y no se pudran.

El plato es posible, siempre y cuando no dejes allí el agua estancada. Puedes ubicar tus suculentas en un espacio especial para el momento del riego y drenaje y regresarlas a su ubicación habitual cuando veas que el agua ya no corre más.

Luz

Las suculentas de colores solo deben ser así por naturaleza, si tus suculentas comenzaron a tornarse rojizas, o cambiaron de color y no parece ser por florecimiento, quiere decir que se están quemando.

Es cierto que necesitan mucha luz del sol, pero eso no significa que deban recibir sol directo, pues puede acabar sus reservas de agua y secarlas. Es importante que, según el tipo de suculenta, las ubiques en una parte donde les llegue suficiente luz, sin lastimarlas.

Algunas especies pueden soportar la luz directa y, es más, la necesitan, por eso es importante conocer la especie que posees, para ubicarla correctamente y evitar que tu planta se marchite. Si tienes algunas suculentas en el borde de una ventana o recibiendo sol directo, ve a reubicarlas de inmediato.

Tipo de maceta

Puede que tengas solo una o dos suculentas en tu hogar o en el escritorio de tu oficina, pero si eres un amante de la jardinería o estás comenzando tu propio jardín de suculentas en algún espacio de tu casa, es posible tener más de una planta en la misma maceta.

Lo importante en cuanto a este aspecto es que todas tengan su espacio y ninguna le haga sombra a las demás, por lo que si son del mismo tipo o tamaño, es mucho mejor.

Puedes buscar más información sobre cómo reproducir suculentas, para que tu jardín tome forma, eso sí, no arranques sus hojas ni intentes alterar la anatomía de tu suculenta sin el conocimiento adecuado, pues no quieres correr el riesgo de marchitar alguna de tus plantas.

En el mercado existen muchos libros sobre cactus y suculentas que pueden ser de gran ayuda.

Suelo, tierra y fertilizantes

Las suculentas son plantas que fácilmente crecen en árboles o sobre zonas rocosas, razones por las cuales no suelen necesitar mucha tierra o algún abono especial rico en algún tipo de mineral.

¿Esto qué quiere decir? Que para tener tu planta sembrada en alguna maceta o jardín solo necesitas una combinación de tierra normal con algún sustrato para suculentas, como lo son las piedritas, sustrato de cactus e incluso la arena.

Las suculentas no suelen necesitar ningún tipo de fertilizante especial para su crecimiento o nada por el estilo, como hemos dicho, son plantas muy agradecidas, que, con un poco de tu atención, crecerán bellas y sanas.

En caso de que las hojas de tu suculenta se estén tornando grises o tengan algún aspecto raro que sea sinónimo de plagas, puedes consultar en un vivero sobre el mejor tratamiento para tu planta.

Ya lo sabes, no necesitas mucho para darle el cuidado adecuado a tus suculentas. Sigue nuestros consejos y te aseguramos que vivirán por mucho tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *