Jardinería, Sostenibilidad

Compostaje y abono – Aprovecha tus residuos orgánicos

Todos los días acumulamos diferentes tipos de desechos que generalmente estamos tirando a la basura. Pero en este proceso parecemos olvidar qué es la basura. Lo que trae fuertes consecuencias para el medio ambiente y se considera un completo desperdicio de las posibilidades que se encuentran en el aprovechamiento de residuos orgánicos como el compostaje.

Entendemos que hay grandes diferencias entre basura y residuo. Pero para entender qué es la basura, primero es bueno que realices una auto-reflexión con respecto a lo que estás tirando al cesto de basura de tu casa. ¿Estás poniendo cartón, plástico, cáscaras de banana y los restos de la cena en el mismo cesto?. Si tu respuesta es afirmativa, entonces lo estás haciendo mal, ya que no hay clasificación de residuos.

Cuando se juntan todos los tipos de residuos de tu vecindario en el basurero comunal, la presencia de esta materia orgánica en los diferentes basureros tiene efectos muy negativos en el medio ambiente. Las altas emisiones de gas metano, la contaminación en fuentes naturales de agua e incluso los olores que emanan estos basureros, son altamente tóxicos para las zonas habitadas más próximas.

Compostaje con residuos orgánicos

Los residuos orgánicos son tipos de residuos biodegradables de origen vegetal o animal y son susceptibles de degradarse biológicamente. Por ejemplo esas cáscaras de banana y de huevo que estás desperdiciando al juntarlas con el resto de tu basura.

Estos residuos se generan días tras día en grandes cantidades, tanto en las casas como en las diferentes empresas. Es importante que comencemos a implementar un manejo de residuos integral, para que se conviertan en una prioridad de gestión medio ambiental de las ciudades y se puedan aprovechar todas sus facultades.

Llevando el tema hacia las grandes industrias, los residuos orgánicos generados en explotaciones agroindustriales intensivas son enormes y promueven desequilibrios y contaminación.

Los restos de cosechas; estiércol de bovinos, equinos y cerdos; cama de cría de pollos; orujo de la producción de aceite de oliva y de vino; producción de azúcar y alcohol; residuos urbanos; vegetales en pleno desarrollo; frutos del nogal y sus hojas; hojas secas; paja y aserrín; desechos de mataderos; lodos de plantas de tratamiento; y disposición final de talas y podas que se realizan, son algunos de estos residuos.

Pero no todo está perdido, existen algunas alternativas que se presentan para darle un total aprovechamiento a estos residuos orgánicos que son realmente beneficiosos para la salud, la agricultura y el medio ambiente y que te vamos a compartir para que pongas en práctica.

Abono orgánico y compostaje

Tipos de residuos como el estiércol de animales, restos de cultivos, residuos de hogares y restaurantes son materiales susceptibles a la reincorporación en el suelo, lo que significa que son ideales para su uso en jardines ornamentales, cultivos productivos, agricultura urbana y recuperación de tierras degradadas.

El abono orgánico y el compostaje han comenzado a tomar una gran fuerza en los últimos años y se han convertido en número uno como estrategia fertilizante natural en la agricultura orgánica. Esto porque elevan el potencial productivo del suelo, actuando como potenciadores de todas sus características físicas, químicas y biológicas que aportan nutrientes esenciales para el suelo que van a dar a las diferentes frutas, verduras y hortalizas.

Los abonos orgánicos también incrementan el desarrollo radicular de las plantas, mejorando el sostenimiento de las mismas, promoviendo la sanidad del cultivo y aportando hormonas que influencian positivamente los mecanismos fisiológicos de las especies vegetales.

La fertilidad natural de un suelo depende, más que nada, de su capacidad de retener los elementos nutritivos durante cierto tiempo, para ponerlos a disposición de las plantas conforme a sus necesidades nutritivas y de esta forma, disminuir las pérdidas por lavado o erosión.

A través del aprovechamiento de los residuos orgánicos, se pueden obtener abonos que resultan de gran beneficio para devolverle la fertilidad al suelo. Aunque se puede poner algunos residuos orgánicos directamente en la tierra, es recomendable realizar el abono casero con una serie de pasos a seguir para obtener los mejores resultados.

Pasos para preparar el compostaje casero

Paso 1 – Prepara el compostador

Primero debes tomar un recipiente para hacerle algunos agujeros en la superficie que permiten que el aire fluya dentro del abono. Después debes colocar una primera capa de tierra, algunas personas utilizan además materiales secos como paja, restos de ramas de poda o aserrín para evitar que el fondo de tu compostador se pudra y estropee la mezcla.

Paso 2 – Añade los desechos orgánicos

Luego de preparar esta primera capa, añade encima los desechos orgánicos que tengas disponibles que seleccionaste previamente a la clasificación de residuos.

Estos pueden ser estiércol, cáscara de banana o plátano, cáscara de huevo, restos de café luego de cocinarlo, césped, cenizas de la fogata o chimenea, vinagre o hasta tu propia orina (es importante que no sean desechos animales) y cubre estos residuos con una capa más de tierra.

Cada semana o cada dos semanas es importante que lo abras y mezcles bien con una pala. Este paso es importante para darle aire a nuestro abono casero.

Paso 3 – Utiliza tu compostaje

Si luego de unas cuantas semanas comienzan a aparecer gusanos, moscas de fruta y otros insectos, quiere decir que tu proceso de descomposición se está dando de manera exitosa. El proceso de fabricación del abono suele tardar dos meses en épocas calurosas o hasta cinco meses cuando hay frío.

Debes estar atento hasta que la tierra comience a verse negra, grumosa, sin restos de desechos orgánicos y con olor similar al de tierra mojada. En este punto estará listo para utilizarlo en tus plantas o jardín.

Para aplicarlo te recomendamos ponerlo sobre la tierra de tus plantas de forma equitativa y mucho mejor si puedes utilizar un rastrillo para que el abono penetre bien en la tierra y la planta pueda absorber todos estos nutrientes desde sus raíces.

Beneficios del aprovechamiento de residuos orgánicos

Recoger selectivamente esta fracción de los residuos y poder producir un abono orgánico de calidad es en definitiva una alternativa excelente, ya que los residuos orgánicos representan múltiples beneficios ambientales, económicos y para tu salud. en Monteverde te compartimos todos los beneficios para que te animes a comenzar a practicar el reciclaje de estos residuos.

Ambientales

  • Contribuyen a la reparación de suelos degradados.
  • Facilitan la transición hacia modelos de agricultura indígena.
  • Incentivan el aumento de la cobertura vegetal de la ciudad, lo que ayuda a mitigar el calentamiento global.
  • Regulan el pH del suelo, y su aplicación es benéfica en la producción de cultivos.

Económicos

  • Posibilitan la consolidación de proyectos productivos, que ayudan a generar ingresos alrededor de la producción de abonos y alimentos orgánicos.
  • Brindan mayor sostenibilidad y autonomía para los agricultores al aprovechar los recursos locales y reducir la compra de insumos para sus cultivos.
  • Reducen los gastos de la canasta familiar al facilitar la producción de alimentos, plantas medicinales y materias primas naturales en casa.
  • Disminuyen los costos de producción al reemplazar los fertilizantes de síntesis química derivados del petróleo, por abonos orgánicos producidos dentro de la misma finca.
  • Potencian la agricultura ecológica y el aporte de materia orgánica en suelos degradados.
  • Crean empleo en el medio rural, en las actividades de recogida, plantas de compostaje y comercialización del compost.

Salud

  • Ayudan al cultivo de alimentos orgánicos no contaminados por agroquímicos, fomentando la alimentación sana como estrategia de salud preventiva.
  • Previenen la aparición y transmisión de enfermedades que se generan con un manejo inadecuado de la materia orgánica al reducir la proliferación de plagas.
  • Disminuyen la problemática que viven las poblaciones aledañas al relleno sanitario, que son las personas más afectadas con el mal manejo de residuos.

Aferrarnos a este estilo de vida y tener conocimiento sobre los beneficios que esto trae para todos nos lleva a un mayor nivel de desarrollo y a un inminente mejoramiento en la calidad de vida. ¡Comienza a aprovechar tus residuos orgánicos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *